Oficina para un abogado

Oficina para un abogado

El encargo consiste en reformar una pequeña oficina para un abogado.

El programa de necesidades es mínimo: un pequeño recibidor, dos despachos, una pequeña sala de reuniones y un aseo. A su vez, el cliente necesita un gran número de estanterías para archivar toda la documentación del negocio.

Nos encontramos con un espacio alargado, estrecho y con una única fuente de luz al final del local.

La entrada de luz a todas las estancias y pensar en unos elementos de almacenamiento serán el punto de partida del proyecto.

La propuesta, como el programa, es sencilla y contundente a la vez. Unos tabiques-estanterías que no llegan hasta el techo contendrán la documentación escrita del negocio y dejarán pasar la luz a todas las estancias.

Unos tabiques-estanterías de madera lacada que a su vez incorporarán la iluminación de la oficina y darán la imagen final del negocio.